La unidireccionalidad de la educación

Me gustaría en este artículo que leyerais unas definiciones, extraídas del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Es realmente curioso como de una misma descripción, se obtienen conclusiones únicas, dejando de lado una evidente bidireccionalidad. La educación tendría que ser un camino de dos sentidos. Dar y tomar, explicar y escuchar, aprender y enseñar, sentirte valorado y posicionarte en el lugar del otro. Y entender. Puedes, simplemente, memorizar, o puedes entender. Te lo crees o lo deduces. La educación unidireccional es cínica y el cinismo, paradójicamente, casi siempre acaba siendo bidireccional.
  • Extremo: Excesivo, sumo, exagerado.

    Punto último a que puede llegar algo.

  • Integrismo: Actitud de ciertos sectores religiosos, ideológicos o políticos, que defienden la intangibilidad de un sistema, especialmente religioso.
  • Víctima: Persona que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita.

    Persona que muere por culpa ajena o por accidente fortuito.

  • Radical: Extremoso, tajante, intransigente.
  • Terrorismo: Dominación por el terror.

    Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

  • Conflicto: Combate, lucha, pelea.

    Enfrentamiento armado.

  • Atentado: Agresión contra la vida o la integridad física o moral de alguien.

    Procedimiento abusivo de cualquier autoridad.

  • Intimidar: Causar o infundir miedo, inhibir.
  • Error: Acción desacertada o equivocada.

    Cosa hecha erradamente.

Unidireccionalidad
Photo credit: Zoriah / Foter.com / CC BY-NC

Estas palabras las podemos leer y escuchar de manera cotidiana en cualquier medio de comunicación, pero siempre aplicados al resto. A quienes no somos nosotros. Son palabras unidireccionales, enviadas siempre con la misma orientación. Obviamos que, del mismo modo que las proyectamos hacia los demás, bien pueden ellos proyectarlas hacia nosotros. Si escogiéramos un niño cualquiera, sin ningún tipo de predisposición y sin ninguna verdad absoluta implantada en su pensamiento, podría aplicar perfectamente todos los conceptos anteriores a los franceses, después de su intervención militar en Siria como represión por los tristes atentados recientes en París. Y la ofensa que supondría hacia el mundo occidental, hacia nuestro estatus, sería terrible. Lo convertiríamos automáticamente en un niño extremo, integrista, radical y adoctrinado por terroristas.
¿Qué piensan de nosotros en Siria? ¿Y en los otros países de la zona? ¿Y en África? ¿Qué piensan en África? Olvidamos escuchar, entender y situarnos en la posición de los demás. ¿Existe algo más esencial en la educación? Nos educamos con el cinismo continuo del que quiere hacer negocio tan sólo en una dirección y omitimos que la insolencia puede ir en los dos sentidos. Dos carriles, con un tráfico intenso, donde el error de unos pocos conductores puede provocar una colisión de grandes dimensiones.

Imagen portada: Ignacio Sanz / Foter.com / CC BY-SA

Deja un comentario